Conversaciones conmigo mismo

Búsqueda


Galerías

Algunas de mis fotos
Ver todas


Calendario

« mayo 2011 »
lunmarmiéjueviesábdom
      
2
3
4
5
6
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
     
hoy

$pageModel.customWidgetHTML

 

 

Al Morir Dijeron...

domingo 01 mayo 2011

       Bolívar: con el sueño frustrado de la unificación latinoamericana, murió resignado a meditar lo siguiente: “Los tres mayores necios que ha habido jamás son Cristo, el Quijote y yo". Murió en una hamaca, huésped de un español de Santa Marta, sus últimas palabras fueron: "He arado en el mar".

        Nerón: ¡Que artista muere conmigo!

        Luis Buñuel, Director de películas de notorio corte surrealista, como “El perro andaluz se limitó a decir: “Me muero”.

         Antón Chéjov, dijo idénticas palabras, aunque muchos aún afirman que el escritor ruso murió exclamando: “¡Champán!”.

        Honoré de Balzac: cuando se moría dijo, Ocho horas con fiebre, ¡me habría dado tiempo a escribir un libro!

        Lewis Carroll, El escritor autor de “Alicia en el País de las Maravillas”, murió en su casa, enfadado con su enfermera dijo: “Quíteme esta almohada. Ya no la necesito".

        Maksim Gorki, El 18 de junio de 1936, el escritor soviético poco antes de morir dijo: "…Habrá guerras… Hay que prepararse".

      Winston Churchill, se le han atribuido numerosas últimas palabras -e infinitas citas -, pero lo más probable es que dijera: “¡Todo es tan aburrido!”.

        Isabel I de Inglaterra,  dijo al morir: Todas mis posesiones por un momento de tiempo.
        Humphrey Bogart, Conocido por las insuperables cantidades de alcohol que consumió durante su vida, el actor estadounidense comentó sus últimos instantes con estas palabras: “Nunca debí cambiarme del scotch a los martinis".

        Lord Byron: Ahora yo me iré a dormir. Buenas noches.

        Ana Bolena, Condenada a ser decapitada por presunto adulterio y alta traición, fue llevada al cadalso, donde le dijo a su verdugo: “No le dará ningún trabajo: tengo el cuello muy fino".

        Frédéric Chopin: Ahora, estoy en la fuente de la felicidad.

        José Donoso, En su lecho de muerte, el escritor chileno al parecer no dijo nada. Sólo pidió que le leyeran el poema “Altazor”, de Vicente Huidobro.

        Anna Pavlova: ¡Que esté preparado mi traje de cisne!

        Vicente Huidobro, El poeta chileno, volviendo brevemente de la inconciencia de su agonía, les confesó a sus familiares: “Tengo miedo”. Poco antes, hizo llorar a su fiel amiga Henriette Petit cuando, levantándose levemente de su lecho de muerte, la miró y le dijo: “¡Cara de poto!”.

        "Manolete", A las 5:07 horas del 29 de agosto de 1947, pronuncia sus últimas palabras ante Giménez Guinea. "¡Qué disgusto le voy a dar a mi madre!"- "¡Don Luis, que no veo, no veo nada"

        Serguei Esenin, -“Adiós, amigo mío, sin gestos, sin palabras./ Que no haya dolor ni tristeza en tu frente./ En esta vida, morir no es nada nuevo,/ pero vivir, por supuesto, es menos nuevo aun”, escribió a los 30 años el poeta ruso, utilizando como tinta su propia sangre, y luego se colgó de unas cañerías de agua que había en su pieza de un hotel de San Petersburgo.

        Bela Lugosi: "Yo soy el conde Drácula, el rey de los vampiros, soy inmortal''.

        Henry James, El escritor saludó a la muerte diciendo: “Al fin, esa cosa distinguida”.

        Ramón María del Valle-Inclán, poco antes de morir dijo: “España no está aquí, está en América, En México está la esencia más pura de España”.

        James Joyce, El escritor irlandés, preocupado por que la crítica calificó de incomprensible su novela “Finnegans Wake”, preguntó antes de morir: “¿En serio nadie la entiende?”.

        Martin Luther King,  Alguien dijo: -Ha refrescado esta noche . Más vale que coja usted el abrigo, doctor King. -Esta bien, lo cogeré. Fueron las últimas palabras despues. Sonó un disparo y su cuerpo cayó desplomado el 4 de abril de 1968 en Memphis.

        Franz Kafka, antes de morir dijo a su médico: "Máteme, sino usted es un asesino"

        Ludwig Wittgenstein: ''Dígales que mi vida ha sido maravillosa". Falleció en Cambridge el 29 de abril de 1951.

        Jose María Escrivá de Balaguer: "No me encuentro bien". Falleció en Roma el 26 de junio de 1975.

        Tomás Moro, Sus últimas palabras al subir al patíbulo fueron: “Soy un fiel servidor del Rey, pero primero de Dios”.

        Albert Einstein: Pronunció sus últimas palabras en el lecho de muerte, pero no sabemos cuales fueron debido a que la enfermera que estuvo a su lado no entendía el Alemán.

        Teresa de Jesús: "Al fin, muero hija de la Iglesia".

        François Rabelais: ¡Que baje el telón, la farsa terminó!

        Galileo, fue procesado y obligado a renunciar a sus convicciones. Se dice que cuando se hallaba al borde de la muerte, sus últimas palabras fueron: "no importa lo que ellos digan, la tierra gira alrededor del Sol".

        Cristóbal Colón, Las últimas palabras de fueron: "En tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu".

        Thomas Alva Edison: Es muy bonito todo allá

        Leonardo Da Vinci: He ofendido a Dios y a la humanidad porque mi trabajo no tuvo la calidad que debía haber tenido.

        Camilo José Cela: ¡Viva Iria Flavia!

        Buda, Según los escritos budistas las  últimas palabras de fueron: "todas las cosas son perecederas. Esforzaos por vuestra salvación".

        Goethe, Antes de morir  en Weimar dijo: "Luz más luz".

        Sócrates, Tras su letal trago de cicuta, al que había sido condenado por impío y corruptor de la juventud, dijo: “Critón, le debo un gallo a Asclepio. No te olvides de pagárselo".

        Ludwig van Beethoven: Que los amigos aplaudan. La comedia se ha acabado.

        Billy the Kid, -“¿Quién es?”, dijo en una pieza oscura, justo antes de que el sheriff, Pat Garrett, le disparara un balazo en el corazón.

        María Antonieta, que murió guillotinada el 16 de octubre de 1793 en París, dijo sus últimas palabras “al verdugo disculpándose por haberle pisado.”

        Dylan Thomas, El poeta que decía haber bebido su primer whisky a los 4 años, exclamó: “Me he bebido dieciocho vasos bien llenos de whisky. Eso es un record. Eso es todo lo que yo he conseguido en 39 años".

        Phineas Taylor Barnum, fundador del legendario Barnum Circus, a la hora de despedirse del mundo sólo le interesó preguntar: “¿Cuánto se recaudó hoy en el Madison Square Garden?”.

        Camarón de la Isla, Las últimas palabras del cantaor flamenco fueron una desesperada llamada a Juana, su madre: Omaíta, ¿qué es lo que tengo?.

        Napoleón Bonaparte: Josefina...

        Nostradamus, el profeta del siglo dieciséis, hizo su última predicción: “Mañana, ya no estaré aquí”.

        Edgar Allan Poe, falleció el 7 de octubre de 1849 padeciendo delirium tremens. Sus últimas palabras fueron "Que Dios ayude a mi pobre alma".

        Walt Whitman, El poeta estadounidense que en sus últimos años buscó algo coherente y glorioso y patriótico que heredarle a la humanidad desde su lecho de muerte, se dio por vencido y, expirando, exclamó: “¡Mierda!”.

        José Hernández : El 21 de octubre de 1886 murió en su quinta de Belgrano. Sus últimas palabras fueron: "Buenos Aires... Buenos Aires...".

        Mata Hari, La mítica bailarina, condenada en Francia por espionaje a la pena de muerte, le pidió al oficial del pelotón de fusilamiento que le trajera un espejito, se empolvó bien el rostro y dijo: “Gracias, monsieur”.

        Leopold von Sacher-Masoch, muere el 9 de Marzo de 1895 en Lindheim de un ataque al corazón, sus últimas palabras fueron:"...aimez moi...".

        Gertrude Stein, La escritora estadounidense, se interrogó enigmáticamente a sí misma: “¿Cuál es la respuesta?”. Después de meditarlo un momento, dijo: “Y, en ese caso, ¿cuál es la pregunta?”.

        Pancho Villa, El revolucionario mexicano fue herido mortalmente en un atentado, pero aún tuvo tiempo de rogarle encarecidamente a un periodista: “¡Escriba usted que he dicho algo!”.

        Karl Marx, Tras la muerte de su esposa y de su hija mayor, perdió todo deseo de vivir y fue presa de numerosas enfermedades. Cuando Friedrich Engels le preguntó si le quedaba algún mensaje que dejarle a la posteridad, Marx, indignado, le contestó: “¡Fuera, desaparece de mi vista! ¡Las últimas palabras son cosa de tontos que no han dicho lo suficiente mientras vivían!”.

 






Enviar un comentario

nombre:
correo electrónico:
url:
Su comentario:

sintaxis html: deshabilitado